Blogia
LUCES DE SODOMA

Desembarco sobre tu piel.

Todos entregamos alguna vez el corazon a una persona que no nos quiere.

A la noche sobre el capricho de la soledad mi cuerpo desembarca sobre tu piel, sobre tu cuerpo que es como la esencia de un sueño imposible ahora que no te tengo, ahora que no se responder a las preguntas que mi corazón exprime, asi sobre tu cuerpo descansaban las razones de porque te quise, de porque te querré ahora que solo divago por el frio de tu ausencia, con el cuidado de no mirar el reflejo de esos ojos , verdes como un mar sin olas, verdes como la tortura de un pais sin alas, verdes como el eterno descanso de la hierba sobre la pradera perdida, y recuerdo que si por algo soy sincero es por el amor que siento, por el amor que predico cada noche sobre estas palabras, sin las que yo apenas soy un fugitivo que desea huir o un marinero que cuenta una a una las olas que me quedan de vida sin ti.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Helena -

Me alegró encontrar tu respuesta y saber que tu necesidad de expresar lo que sientes continúa. ¿Llegará tu libro hasta este rincón?...que así sea.

Anónimo -

Este libro nunca se cerró,siempre esta abierto para gente que en cierta medida adora el dulzor o el amargor de las palabras.
Nadie escapa de ellas, y tambien te agradezco la critica constructiva.
Lo unico que lo que ahora escribo forma parte de un libro a punto de ser publicado.
saludos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Helena -

Mi tendencia, entre otras, es pasar rápidamente entre los textos, sin ambiciones. Como ahora, pocas veces me quedo en las palabras o, más bien, ésas se quedan en mí y me obligan a la pausa y la lectura cuidadosa.

A pesar de algunas correcciones en la puntuación y el final que pierde la intensidad lograda debido al uso de metáforas innecesarias, este breve escrito me llevó directamente a la emoción y al sentimiento.

No he leído mucho más (es la primera vez que llego a este sitio), pero quisiera seguir escuchándote.

Es imposible que alguien que está (o estuvo) al otro lado de la pantalla nos toque la piel, pero más difícil resulta que nos toque el alma. Cuando sucede, incluso si sucede brevemente, todo nuestro ser queda expuesto y a la espera de una nueva caricia.

Tal parece que leo páginas de un libro que ya has cerrado. Si es así, viajaré al pasado de tus emociones, escarbando entre las páginas hasta encontrar nuevas razones para vivir la palabra.


Helena

leaosilva -

Sin nostalgia nunca habría triunfos, ni futuros ni pasados..

Suerte
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres