Porque escribí no estuve en casa del verdugo

La misma mano que acaricia un cuerpo desnudo, es capaz de agredir o estrangular con gran eficacia, porque el ser humano ha perfeccionado "el asesinato como una de las bellas artes"