Blogia

LUCES DE SODOMA

Bye Bitch

Si no fueses tan puta!
Y si yo supiese, hace ya tiempo,
que tú eres fuerte cuando yo soy débil
y que eres débil cuando me enfurezco...

Jaime Gil de Biedma

Y la quiero y esta noche se lo he dicho, ha sabido martirizarme con su sonrisa , he aprendido a claudicar a la falsa ilusión del mezquino amor , he sentido las flechas de falso cupido, maldito niño alado o el caliz amargo de los besos que se desean.Se lo he dicho y he sentido la nostalgia de un antiguo amor , desaparecido, olvidado y aprendido.
He mirado a sus ojos y la sonrisa cruel ha esperado para dar la enajenada respuesta, la alcohólica frase de palabras falsas el ruego que yo he dictado, la palabra indiferente que yo he transformado en lujuria.
Un beso herido, atrapado en mis labios a punto de sodomizar mi lengua contrariando la heterosexualidad de la palabra amar, la mano mesiánica que agarra y toca el pecado hasta provocar recelos de placer encendido.

Nunca sabré si existen otros placeres distintos más que los que amar a una mujer puedan otorgarme,sentir su tibieza, su jadeo pertinente en la gruta del te quiero y nombrar a ciegas el himno del placer de la piedra de toque o el sentimiento de la nada en un momento de extasis o de hedonismo antológico y mordaz.La ironía de amar o presente, olvidar lo ausente, recordando el viejo amor que a todos marca, porque quizá nuestra maldición es el recuerdo, nuestra bendición es la memoria, nuestra perdicion el deseo.

No es lo mismo gritar que llorar con la rabia contenida, y no es lo mismo amar que querer , y la quiero ya lo sabe y su respuesta es aún ciega,vanidosa y torpe porque no la ha pensado, porque si la pensara obraría con la consecuencia de guiar su corazón a la idolatría de mis labios, a mis ojos púbicos, a mis manos en fuego convertidas;sería pues la luna en un cielo de infernales estrellas, cielo pues agreste y vanidoso, oscuro y trágico pero sencillo y fácil de querer.

Mi pene roto y destrozado sería para ella un falo infinito al cuál aferrarse como maná fértil y duradero sombra que dar y noches eternas junto a la piedra de la locura, junto al río de la fortuna y la diana de su querer.
Atravesar tal vez y plantar cara al destino diciendome que me quiere , pero tal vez sus planes sean otros y realmente no me quiera.Sus frases sean solo antologías de las ya pronunciadas otra vez,pero para mi su cuerpo es la sombra que acariciar en la tiniebla bajo la eterna luz de sodoma que nos arropa, la cuna en la que navegar hsta la eterna Roma, acer en Italia y vencer en las Islas Griegas para alcanzar su pelo, ensortijado y rebelde como el de una muchacha astuta y sagaz, navegar en sus ojos y presenciarme a mi mismo sabiendo que a solas seremos solo uno, adormecerla a mi lado y acariciar el racimo que por cabello ostenta, hasta decirla de nuevo la infernal frase, la inexorable e increible , la tonta locura de querer.

No lo ha pensado y ha dicho de nuevo que me quiere, pero no la he creido porque lo ha dicho con la desgana de la falsa apariencia, y una y otra vez he reproducido sus palabras en mi masa encefálica y gris, hipotálamo cargado de sentimientos.Un borrador a veces seria preciso para sacar de nuestra cabeza mil cosas, imágenes y ser al fin , de nuevo una persona distinta, dejar lo aprendido, lo bello, la querencia y olvidar lo trágico, lo malquerido y ser petulante y negar lo pasado.

No lo ha dicho como otros días , no lo ha dicho de corazon , no lo he visto palpitar en su mano.
-Ya se que yo para tí soy un capitulo, Tu para mi eres una historia- He repetido una vez más, intentando atraparla.
Su cabeza ha girado , ha dejado de mirarme para no ver la última expresión de mi abnegado impulso de abrazarla.
De nuevo se ha ido,dejando la noche triste.
Te quiero, pero...
necesito algo serio. (Dixit)
En mi mente un nudo se ha hecho acorde a violines y trapecios finos como sus cuerdas, la rabia, el odio mas hiperbolicamente descrito, inconmnsurable hasta matar y callar mis palabras, sellados mis labios como cosidos por la impotencia , solo una palabra ha acabado con esta agonía.
Bye bitch!!!

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Suicidio

Mi sueño es un sueño sin alternativas y quiero morir al pie de la letra
del lugar común que asegura que morir es soñar.
Aleandra Pizarnik


Me gustaria suicidarme con los violines de fondo de Phillip Glass y desaparecer definitivamente de este estupido mundo, sentir el acecho de la pupila, la caricia de la muerte, el declinar de la sonrisa, ese stop definitivo a la vida , dar rienda suelta al suplicio, al castigo de la vida y ser yo por fin dueño de mi fin , poniendo fin a mis dias sin dejar que la muerte por si sola nos arrastre un incierto día al precipicio del que habla Sthendal y presumir con esa flor con ese preciso momento del suicidio y dejar escrito que tal vez algún día los sueños se cumplan de verdad y no seamos carne, cañón o bala que alimente la misera vida que nos plagia a diario y nos perpetua en la incesante llamada al suicidio, poque queramos o no la vida en si es tan triste como recorrer un camino pleno de desdichas, felicidades inciertas y restos de historias pasadas como trozos de memoria afilada que cortan una y otra vez la rama del presente
ensuciando el agua del rio que nos conduce a la muerte mar infinito del que nadie vuelve , volviendo a ser el unico fin que conocemos y sintiendo todo el drama de tenernos que morir de una puta vez maldita sea.

A veces creo que tenemos demasiado miedo a la muerte, pero la muerte es el fin es la que nos esperal al final siempre justo cuando todos nos han abandonado por eso queremos muchas veces morir antes que llegue el dia, morir para no sentirnos solos y ver la vacuidad de nuestros ultimos dias, la expiacion de nuestras, culpas nuestras ganas de pecar con los placeres ocultos de esta vida, participar en obscenos juegos de sexo, medir nuestra maldad asesinando todo aquello que se nos ponga por delante o simplemente acabando lo pendiente , lo jamás hasta ahora probado...antes de morir...¡MUERTE AMIGA MIA ¿Donde estás?!.

Yo como otros mas no tengo miedo a la muerte, ese itinerario que recorrer divagar por la oscura obscenidad del tunel prestigioso como un vertice que destina y sucumbe la torpeza, le inteligencia, la venganza, la bondad , el fin esta en ella y ella es el fin, Bendita y santa muerte purificación de la cuenta atras de la puta Vida.
Soy pesimista y real , un realismo magico como el Cien años de Soledad ,al que yo añadiria y uno de sacrificio.
Ademas la muerte ademas la muerte es bonita dentro de su mas íntima tragedia;imagino un muerte femenina, no como la que nos pintaron en Love story , esa perpetua y oscura idea de la muerte, me la imagino mujer, guapa de mirada fija, me laimagino bisexual capaz de adoptar formas masculinas y femeninas capaz de atraerte momentos antes de morir a su morada a su paraiso siendo mujer u hombre , siendo niño o niña , muerte padre o madre para ellos y es que la muerte no tiene n cuenta la cuenta de los años o la medida de tu cuenta corriente, es el placer mas democratico que los pobre y bohemios pueden degustar, el de ver morir a un rico que parecia poderlo todo, lo dijo Manrique , ...rios que van a dar a la mar...
no importa...no importa porque ella viene y te custodia dias antes eternamnte vigila y descabella mientras nosotros seguimos con nuestra quimera de poderosos soñadores y trasnochadores,hasta derrumbarno ante ella.

Idolatrado suicidio que ponga fin al fiero ángel de incordio que mañana o dias despues se presentará para anunciarnos la muerte con su agonica enfermedad.

Hoy quiero suicidarme y acabar, dejar escrito que para soñar hay que morir, que los sueños de esta vida son falsas ilusiones, falacias miseras y cobardes que nunca se cumplen porque todo está hecho e inventado ya, y sin embargo seguimos siendo ovejas del mismo rebaño,impuestos , numeros de DNI, nombres , apellidos,matriculas,abogados , medios, esteticistas, cantantes,mujeres, abuelos, nietos,...mas alla del suicidio o la propia muerte LA NADA.

Nubes

Yo tambien os adoro, santas nubes, y quiero responder a vuestros truenos
a ello me obligan el miedo y el temblor;así que sea o no lícito, quiero desahogarme
ARISTOFANES-Las Nubes

Las Nubes son la extensión de nuestras vidas, las masas encefálicas, cabezas pensantes del infinito cielo que transportan es su parte de nuestras historias, acariciando montañas que se elevan profiriéndolas el amor que ostentan.
Sus colores son las tonalidades de la noche y el día.
Su paso lento y medroso hasta que pierden la razón de su existencia y tienden a desaparecer.
Las nubes son la vida de nuestros cielos, las compañeras de nuestras tardes nostálgicas, son ancianas conocidas de la infancia. Mirándolas podemos ver el tiempo que nos espera.
Son las primeras que vemos amanecer cuando nos asomamos por la ventana. Son ellas, son melancólicas, su dispersión embriaga, son ellas blancas o azules, moradas, quizá solo sean eso, Nubes.Nubes que atraviesan poblando el cielo de adoquines nublados y esponjosos que todos queremos alcanzar y saborear con la palma de las manos algún día.
Cuando sobrevuelan las tardes y tiñen las noches guardando entre sí la luna que pretende brillar en la noche, o el sol que lucha a destiempo con ellas en tardes aciagas y pasajeras en las que el otoño es ya una realidad.
Cuando el sol vence, las nubes se paran cerca de el sintiendo, regocijándose en su calor de antaño.
Las nubes avanzan con el paso ligero de los batallones en tierra desconocida, juntas pero con la medida exacta de separación para protegerse de cualquier emboscada.
Avanzan a paso ligero sin saber que las aguarda en el siguiente paso reptando como animales de sangre fría, observan desde ahí arriba sin declarar en nosotros el miedo a que se desplomen.
En ellas van nuestros días, nuestras miradas, nuestras vidas, nuestros pensamientos más íntimos, nuestras lágrimas que absorben como esponjas de baño para más tarde derramar allí donde un poco de dolor es necesario.
Si las ancianas nubes avanzan, nuestras vidas avanzan, el estancamiento siempre es sinónimo de fracaso.
A lo lejos el horizonte es el párpado que acogen las nubes en su pupila. Montículos algodonosos que repueblan los cielos con su silencio asesino, transformando las tardes en escenarios de crímenes pasajeros donde la cárcel espera más allá de las montañas, más allá de nuestras vidas, allí donde la nada resulta un todo difícil de remediar, cuando sin querer los barrotes bajan atrapándonos en sus días oscuros y fríos sin lana que cobijar nuestras pasiones.
El viento es el motor de explosión que mueve a estas silenciosas compañeras que poco a poco se adueñan del día, aplacando la luz del luminoso farol de la tarde, su oscuridad da miedo.
Es como estar en un mundo donde el cielo se ha puesto la coraza para la dura batalla del anochecer.
Ellas de nuevo no podrán vernos, porque la noche se acerca y estos cabellos revueltos de nuevo impiden ver más allá de ellos.
Cuando miras a las nubes con los ojos limpios puedes ver en ellas los perfiles, las formas, las caras que tu memoria rescata del trágico recuerdo que se empaña de memoria.
Fijándose en ellas aquellas orejas de conejo que te renuevan la niñez, o aquella cara o esos ojos que se nublaron al verte. Las nubes son quizá espejos donde reflejar las vidas.
Pero cuando las nubes presencian horrores, sienten el odio, la maldad con que los hombres se tratan entre sí, las nubes sienten en su sangre fría, el miedo, el daño del dolor. Las nubes lloran, es lo que llaman Lluvia; las nubes lloran cuando sienten el dolor y el odio que sube hasta ellas como un olor extraño, es un sentimiento que se eleva a ellas y su forma de responder es intentar limpiar eso con sus lágrimas.
Son ellas, son las guerreras de un cielo que se conocen palmo a palmo atravesando continentes por los raíles del cielo. Hay nubes españolas, finlandesas, francesas, rusas, alemanas y americanas, todas se conocen y hablan el mismo idioma el del silencio, aunque a veces pecan de orgullosas provocando tediosos enfados entre ellas, luchan con sus aceros invisibles de los que saltan chispas que a veces pueblan de luces las noches engalanadas de rayos luminosos, sus voces tenebrosas se oyen a lo lejos, los gritos de dolor que colman la lucha, la diatriba preferente y sumaria de los días de tormenta.
Sus heridas se engalanan de dolor desconocido, derramando una mágica sangre transparente cuando vencedores y vencidos se conocen entre sí; pensar que incluso la maldad vive entre las nubes es cierta, pero nada comparable a la que todos los humanos conocemos, esa no conoce límites y su sangre tiene color.
Los mitos se han apoderado del valor simbólico de mis amigas silenciosas y hojas perennes del infinito cielo por el que surcan los mares como veleros agónico en busca del oro profundo de los corazones arrancados a los tiempos pasados; quien no recuerda a esos niños angelicales que viven entre ellas, esos angelitos meones con alas relucientes o esa cigüeña picuda que transporta los hijos de las felices parejas que supuestamente los han encargado al país de los perfumes y el glamour, el país donde se fabrican todo tipo de niñas y niños, París, esas que atraviesas las nubes para entregárselos a sus padres sanos y salvos sin pedirles nada a cambio y el pequeño que siempre traerá un trozo de nube en sus manos.
Nunca he conocido a ningún valiente capaz de seguir a las nubes, caminar con ellas a su lado, ver cual es su destino, conocer el camino que siguen las nubes y ver hasta donde llegan en su empeño. Sería bonito conocer el camino de las nubes.
Bien podrían ser las columnas imperiales del cielo, las ruinas griegas de un cielo que ha soportado años, siglos y los rigores de la humanidad.
La atmósfera se destruye con los gases contaminantes y nadie lo remedia. Las nubes quieren acabar con el odio de tiempo y no pueden dejar de existir entre nosotros.
Que derriben imperios de un mar, monarquías de un beso, dijo Luis Cernuda, que derriben imperios de un cielo, monarquía de nubes, diré yo.
Ese estado en el que su esponjosidad suena a sentencia que el viento trae a los cielos, cubriendo el mundo con su manto fraternal a través del cuál nuestra vista no atraviesa para poder mirar a los ojos de la luna. Las nubes conocen solas el camino de ida y vuelta, ellas nunca se pierden cuando emprenden un viaje. En ellas muchas veces nuestras vidas se han perdido sin encontrarse.
Observas anhelando los tiempos pasados que nunca vuelven aunque todos seamos hijos de una madre a la que querer, como hijos de nubes inciertas que noche y día proclaman libertad a las puertas de los centros penitenciarios, de rocosidades fugaces que no nos dañan ningún misterio.
Embriagarme de nubes en tardes desdichadas resulta una perdida de tiempo pero mirar a los cielos y observar el paso de las nubes enseña a los ojos a mirar, a mirar sin recelo a los ojos que luego se aproximen, y aprender a mirar debería ser un nuevo oficio que reconocer.
Manuel Rivas, escritor de escritores, quizá el sustituto de Cela que hizo ya el viaje definitivo como el poema de Juan Ramón Jiménez, está muy acostumbrado a decir que le gustaría que le calificaran y en ciertas ocasiones admite ser un Pintor de Nubes.Pintar nubes sería una licenciatura con un examen de preselección difícil de pasar, no apta para seres que no van mas allá de la marca del coche que conducen o sacar dinero de un cajero automático.
Ser pintor de nubes desde mi humilde impresión requiere el formalismo de agradecer al cielo esas imágenes de las que quizá Manuel Rivas como escritor vea en ellas como algo más de lo que son.
Reconozco que a mí también me gustaría ser pintor de nubes, pintarlas de todos los colores, amarillas, rojas, azules y poner a cada una un nombre que las diferenciara.
Quizá las nubes lleven en sí enigmas que descifrar señales en un mundo en el que pasar desapercibidas porque ya son viejas conocidas.
Si es cierto que en tiempos de sequía estamos acostumbrados a rogar al cielo su clemencia, sacar a todos los santos de paseo y rogar a Dios, cuando este está en otras cosas más importantes, que el agua mane de las intrépidas nubes como si ellas tuvieran la culpa o fueran dueñas de alguien cuando realmente estamos equivocados. Las nubes gozan de la libertad incondicional noche y día y si ellas no dan lo que todos esperan de ellas será porque ellas también gozan de sus propios enfados, enfados con la humanidad que las atraviesa en sus batallas, en sus viajes de placer y odio en aviones de inmensas dimensiones e ingentes cantidades de pasajeros para los que el miedo no es nada y la confianza demasiado.
Las nubes transportan sonidos, ilusiones y ruegos a otros mundos, protegiendo a los desprotegidos dándonos la imaginación exacta para volver a soñar cuando
ante nosotros se paran como una fina sábana que no llega a cubrirnos.
Juegan como niños cuando nadie las ve, sus juguetes son ellas mismas en un escondite que no es tal. Juegan a tomar diversas formas, alargadas, diminutas, caras enfadas, barbas enormes ellas siempre juegan a ser ellas mismas, cuando sienten la felicidad que reside allí abajo donde ellas no llegan.
Buscan sitios en los que sentirse queridas, admiradas y felices, donde juegan sin peligros, por eso emigran dulcemente, surcando ciudades, capitales, provincias y países encontrando el lugar exacto donde cohabitar, donde vivir.
Hay días en los que las nubes parecen caminos por los que emigrantes descoloridos que no saben ni siquiera a donde van, perderse parece el fin al que todo emigrante aspira.
Allí donde residen las nubes, reside el paraíso del silencio, la soledad, el eterno orgullo y el placer inquisitivo de sentirse solo mirando agradablemente ver pasar el tiempo, que va en ellas, los años que han experimentado; si tuvieran ojos sólo una mirada bastaría para decirnos la solución a cualquier problema. No le hacen falta, nos bastan sus sentimientos que se captan cuando uno las mira esperando sosiego a cambio.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Esperanza

Sobre todo, me falta ya la lumbre
de la esperanza, con que andar solía
por la oscura región de vuestro olvido.
Garcilaso de la Vega.

Hay dias , noches en los que te das cuenta que la esperanza es una mentira que alguien se inventó, con la unica razón de creer alcanzar lo inalcanzable para rodar una otra vez con la mentira de su mas intimo color.La esperanza es la niña qe todos queremos para un futuro, fuego fatuo de un presente cargado de deseos y reproches, de ampulosa dignidad y flechas silvestres que crecen a nuestro alrededor como vegetales carnivoros como cuchillos de doble hoja , de indivisible vertiente hasta hacernos presas de su soledad; porque la esperanza como la vida misma esta cargada de soledad, de soledad y esperanza, de bendita mentira y falsa verdad.
Hay dias , en los que piensas que muchas veces eres parte de un todo o parte de nada , pero sigues siendo parte, parte de la economía,de la sociedad, de los caprichos de lo que te rodean o simplemene la vacuidad de lo ajeno,lo distinto o lo equivalente de serie o limitada, tantas y tantas cosas a las que uno gime atado:
¿Cuándo será aquel día que por yerro,
oh serafín, desates, bien nacido,
con manos de cristal nudos de hierro?
Nos pregunta Gongora en uno de sus poemas usando el verbo desatar, desatar con manos de cristal nudos de hierro; de nuevo la esperanza sembrando los campos de mazorcas niñas, de trigo limpio que tarde o temprano serán solo las cenizas de lo ausente de lo que no podrá llegar a ser o de lo que si es, será solo la sombra ceniza de lo que pensamos y deseamos que fuera.
Atados quizá a la esperanza diaria de un mundo mejor de un amejoramiento de nuestra alma de nuestra vida de nuestras pasiones puestas a disposicion muchas veces de la masa ,el motor de la historia con su lucha de clases, la vida acechante , la muerte solo realidad del dia a día, y de nuevo la esperanza a sucumbir como dulces violines que trinan quebrando una madrugada en la que te despiertas y ves que nadie te acompaña en u busqueda y piensas que en la isla de Ibiza, la podrías encontrar, pero es tarde y y el sol empieza a empañar la nubosidad perpetua de tu insomnio, de tu falta de esperanza, de tu sed de valor, de tu hambre de nostalgia y ... tienes miedo a las palabras, a enfrentarte con ellas, a que te venzan y no pudas seguir escribiend lo qe sientes o padeces.
Bendita esperanza ,madreselva anhelada, en rios de palabras con tintes de locura tragica , niña cruel, adulta asesina, vejez deshecha sin gozar de la idolatrada venganza de poseerte,...esperanz, esperanza grito cruel , suplica feviente,ruego perpetuo , realidad distinta.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres